jueves, 30 de enero de 2014

Contextos de mediación (lo significativo).



Pues es preciso, antes; un entendimiento del Proceso que se alimenta de los fundamentos discursivos. Incluso antes de hacer, de ello, una psicología. Dado que subyace unaconfrontación de morales diversas (sistemas morales que trasvasan al discurso de las partes); y del que no se escapa el/la mediador/a. No existe, entiendo, un "paradigma"; acaso sólo para el marco de una ética mediadora basada en "lo discursivo". Para todo lo demás, más que una "psicología"; un manejo (en base a esta valoración) y conocimiento lo más profundo posible; de los discursos morales que alimentan partes "confrontadas"; que diversifican los significados de sus acciones, y de sus interpretaciones; ante idénticos hechos acontecidos; o propuestas de acción futuras que imaginen.

Todo es importante, se hace Escuela - claramente - y la "Escucha activa" contribuye a ello; no menos importante sea que un Acuerdo, en el que las partes vean reflejadas sus "querencias" es - igualmente - necesidad (para ellas). Si tenemos en cuenta lo protocolizado, en relación a la imposición de tiempos (por ejemplo), en las Mediaciones Intrajudiciales; Apenas habrá tiempo para (sólo en lo posible) modificar ciertos comportamientos que tienen que ver con una cultura del litigio; o, si cabe, concienciar acerca de ciertos "vicios" comportamentales, o de contexto significativo que le sea propio a cada una de las partes. Este sustrato de lo "significativo - sistémico" se expresa ampliamente en el "Pragmatismo" posterior al segundo Wittgenstein. Y es objeto amplio de "discusión" en los fundamentos de una ética discursiva. Basada en esa contraposición de significados (que se dén, en las partes que han aceptado un Proceso de mediación) conforme a distintos esquemas de valores. En resumidas cuentas, podemos hacer Escuela; pero en el reconocimiento de la diversidad de significados atribuibles a cada parte (por contexto al que pertenezcan, en grupos concretos de "modos" de entender sus vidas). La Mediación, me parece sea un contexto más amplio que no puede limitarse a estos aspectos, más educativos (aunque los contengan). El Acuerdo (o posible acuerdo); forma parte - dentro de las fases - del Proceso de Mediación; y lo hacen más completo. De no ser así, resumiríamos un factor educacional, sin tener (necesariamente) que denominarlo: "Proceso de Mediación". Cierto es que no todos los Procesos de Mediación llevan a un Acuerdo; pero esta es la culminación que también se pretenda (aunque no siempre se logre).

Julio Manuel Padrón Bolaños

(Mediador de Familia, Asuntos Civiles y Mercantiles / Presidente de la Asociación Canaria de Mediadores "Dasein") > Síguenos en: https://www.facebook.com/asocamedasein
__________

No hay comentarios:

Publicar un comentario